Saltar al contenido

¿La maicena es mala para el cabello? ¿Causa daño? ¿Seguro?

Todos los días encontramos usos relacionados con el cabello para artículos que normalmente encontramos en nuestras despensas o refrigeradores. Por eso, no sorprende que el cuidado del cabello a base de maicena se esté convirtiendo en un tema candente.

Pero, debido a la naturaleza a veces poco confiable de los remedios caseros, algunas personas se preguntan si la maicena podría dañar su cabello. En este artículo, responderemos la pregunta candente: «¿La maicena es mala para el cabello?»

¿Qué es la maicena?

La maicena, similar a la harina de maíz y la harina de trigo, es un ingrediente versátil más conocido por sus propiedades de absorción de humedad. Es un carbohidrato extraído de la porción almidonada de los granos de maíz conocida como endospermo.

Para hacer maicena como la conoce, los fabricantes muelen estos endospermos hasta obtener un polvo blanco fino (como talco para bebés o bicarbonato de sodio). 

Los orígenes de la maicena

El uso de maicena se remonta a 1842. Así es como se descubrió. Durante su mandato en una fábrica de almidón de trigo en Nueva Jersey, Thomas Kingsford encontró una manera de aislar los endospermos de los granos de maíz.

Gracias a su ingenio, la maicena ahora se produce ampliamente en países que cultivan maíz, como Estados Unidos, Brasil, China e India. En sus inicios, la maicena se usaba comúnmente para lavar ropa y con fines comerciales. Finalmente llegó a la despensa de la cocina. 

Cómo se utiliza la maicena en el cuidado del cabello

La maicena se encuentra en los armarios de la cocina de todas partes. Es posible que lo haya usado para espesar todo, desde salsas hasta sopas y postres. Ahora, cada vez más personas utilizan este preciado agente espesante para el cabello. Aquí hay un par de formas en que se usa la maicena en el cuidado del cabello.  

Champú seco casero

¿Alguna vez has tenido problemas con el cabello graso y de aspecto grasoso? La maicena se usa regularmente para absorber el exceso de grasa y lograr una apariencia general más limpia (como el champú seco).

La gente lo usa en el cabello y el cuero cabelludo para alargar los días de lavado. El polvo atrae especialmente a quienes tienen estilos de vida activos que implican sudoración regular del cuero cabelludo. En estos casos, el champú seco puede ayudar a que tu cabello se mantenga fresco después de hacer ejercicio.

Nota: Si hace ejercicio con frecuencia (o decide no hacerlo porque le preocupa su régimen capilar), le recomendamos encarecidamente que lea este artículo

Para probar la maicena como champú seco, simplemente aplica una pequeña cantidad de maicena en las raíces de tu cabello y extiéndela suavemente con un cepillo, un peine o los dedos. También puedes mover la cabeza hacia adelante y hacia atrás para distribuirlo por todo el cabello. 

El champú seco tiene una apariencia completamente blanca, así que ten cuidado: puede dejar una película polvorienta en los cabellos de color oscuro. Mientras más maicena apliques, más probabilidades habrá de que esto suceda. Algunas mujeres añaden una pequeña cantidad de cacao en polvo si tienen el pelo oscuro.

También puedes comprar un champú comercial de venta libre, que a menudo incluye almidón de aluminio o almidón de maíz. Haga clic en este enlace para ver uno de nuestros champús secos favoritos que contiene aceite de argán y proteínas de seda.

Consejo profesional : Usar una brocha de maquillaje grande es ideal para aplicar maicena como champú seco. 

Mascarilla Capilar Exfoliante 

Una mascarilla capilar de maicena es un excelente remedio para el cabello opaco y encrespado. A diferencia de la mayoría de las mascarillas para el cabello, su objetivo principal no es inyectar humedad en el cabello. En cambio, está más orientado a eliminar el exceso de grasa y la acumulación para revelar el brillo natural del cabello. 

Para hacer una mascarilla de maicena para el cabello, todo lo que necesitas es maicena y agua. Pero si lo deseas, puedes agregar otros ingredientes humectantes como aceite de coco o de ricino si sientes que tu cabello lo necesita. Esto es lo que debes hacer para hacer una mascarilla para el cabello con maicena:

  1. Disuelva una cucharada de maicena en media taza de agua; duplique estas medidas para cabello largo. 
  2. Revuelva la mezcla hasta que esté suave y sin grumos. 
  3. Vierta la mezcla en una olla pequeña y déjela hervir mientras revuelve constantemente. 
  4. Una vez que la mezcla adquiera una consistencia cremosa o gelatinosa, retírala del fuego y déjala enfriar.
  5. Una vez enfriada, la mascarilla está lista para su aplicación.
  6. Aplica la mascarilla sobre tu cabello limpio y secado con toalla. Al aplicar la mascarilla, comience por las raíces y avance hasta las puntas del cabello. 
  7. Ponte un gorro de ducha o una bolsa de plástico y deja reposar la mascarilla durante al menos 30 minutos. 
  8. Enjuaga la mascarilla y continúa con tu acondicionador. 

Beneficios de la maicena para el cabello

Agregar maicena a tu rutina de cuidado del cabello produce muchos beneficios. Analizaremos cada uno de ellos en la siguiente sección. 

Vitaminas beneficiosas

La maicena tiene muchos componentes saludables como las vitaminas A, B, C y E y minerales como el zinc, magnesio, potasio, hierro, calcio y fósforo. Estas vitaminas y minerales son beneficiosos para la salud de tu cabello a largo plazo. 

Impulsa el crecimiento de tu cabello

Si tienes el cabello fino, sin duda te beneficiarás de los efectos voluminizadores de la maicena. La maicena es excelente para exfoliar el cuero cabelludo, lo que ayuda a la circulación sanguínea del cuero cabelludo. Una circulación más libre en el cuero cabelludo estimula el crecimiento del cabello .  

Regulación del petróleo

La grasa excesiva del cuero cabelludo es normal en personas con rizos más sueltos. La maicena ayuda con este problema al regular la producción de sebo en el cuero cabelludo. También absorbe rápidamente el exceso de aceite y grasa de la superficie del cabello y el cuero cabelludo. 

Riesgos de usar maicena en el cabello

Antes de aplicar algo nuevo en el cabello y el cuero cabelludo, es aconsejable conocer los riesgos o efectos secundarios aplicables. Eso es lo que examinaremos en esta sección. 

Cuidado con las reacciones alérgicas

No todos los que prueban la maicena tienen una experiencia positiva; algunos desarrollan reacciones alérgicas. Cualquier persona con una alergia grave al maíz debe evitar el uso de maicena en cualquier parte del cuerpo.

Las reacciones leves pueden incluir dolores de cabeza, urticaria, erupciones cutáneas o picazón. Las reacciones graves implican shock o dificultad para respirar. 

La maicena puede atrapar bacterias 

Cuando se usa durante varios días seguidos, la maicena puede acumularse en el cuero cabelludo. Esto puede atrapar bacterias no deseadas y provocar ciertas afecciones del cuero cabelludo.

Por ejemplo, un crecimiento excesivo de hongos o dermatitis seborreica debido a la acumulación de almidón de maíz puede crear caspa y manchas rojas antiestéticas. 

Las bacterias atrapadas también pueden provocar que el folículo piloso se inflame. Los folículos pilosos inflamados pueden convertirse en quistes y granos en el cuero cabelludo. Estas imperfecciones pueden provocar llagas abiertas e incluso caída del cabello. 

Puede opacar tu cabello 

De manera similar a cómo el champú seco opaca visiblemente el cabello, otro riesgo de usar maicena en el cabello es la opacidad. Dependiendo del color de tu cabello y de la frecuencia con la que uses maicena, la opacidad puede variar desde imperceptible hasta severa. 

Aunque una pregunta común que nos hacemos es ¿el almidón de maíz daña el cabello? Discutamos esta pregunta en la siguiente sección.

¿La maicena es mala para el cabello? 

En definitiva, la maicena no es necesariamente mala para el cabello. Aunque este es el caso, cuando se hace un mal uso de la maicena, puede convertirse en algo malo. Si desea evitar resultados adversos al usar maicena, tenga en cuenta los siguientes consejos. 

No te excedas 

La moderación es la clave a la hora de utilizar maicena en tu rutina de cuidado del cabello . El riesgo de resultados adversos (incluyendo pérdida del color del cabello, acumulación indeseable y problemas en el cuero cabelludo) se exacerba cuando se usa demasiada maicena en el cabello. 

Para aprovechar todos los beneficios de la maicena, recomendamos utilizarla en pequeñas cantidades. Además, es importante saber que la maicena no debe reemplazar su champú habitual.

Debería ser parte de tu línea de productos para el cuidado del cabello en lugar de hacerlo en solitario. Utilice maicena con moderación y sólo cuando sea necesario.

No te saltes los días de lavado

Aunque la maicena puede hacer que tu cabello luzca voluminoso y saludable, ¡las apariencias engañan! Para evitar resultados negativos del uso de maicena, es esencial una limpieza regular.

Puede resultar tentador saltarse el día de lavado porque su cabello se ve limpio, pero le recomendamos que no lo haga. Después de todo, cuando nuestra piel se vuelve grasa, no nos limitamos a ponerle polvos; ¡lo lavamos! Lo mismo deberíamos hacer con nuestro cabello. 

Desde la cocina hasta la ducha, se ha demostrado que la maicena es útil de varias maneras. Si decides probarlo, asegúrate de usarlo con moderación y mantén tus días de lavado habituales.

Si tiene problemas con la irritación de la piel del cuero cabelludo, la maicena podría ser una forma natural de calmar las irritaciones de la piel. También es bueno para tratar el cabello extra graso (o un problema de cabello graso).

Le recomendamos que comience a usarlo lentamente. Por ejemplo, puedes simplemente espolvorear almidón de maíz en el área afectada antes de cubrir generosamente tu cuero cabelludo. Te deseamos lo mejor con tu cabello y te animamos a que pruebes la maicena si tienes problemas con el exceso de grasa en el cabello o el cuero cabelludo.

Te puede interesar:  ¿Qué hace el revelador de cabello con tinte, tónico y solo?

Indice de contenidos